Archivo de la categoría: Campañas de denuncia

Seamos agentes de la red antirumores

Es una de las acciones más interesantes y originales que he visto últimamente. Cansados de todos los rumores  inciertos que rodean al tema de la inmigración y las personas migrantes, el Ayuntamiento de Barcelona ha creado una red antirumores. La Xarxa Barcelona Antirumors trabaja principalmente para combatir esas creencias cada vez más arraigadas de que:

a) los inmigrantes se quedan con las ayudas sociales

b) los inmigrantes colapsan nuestro sistema sanitario

c) los inmigrantes nos quitan el trabajo

d) los inmigrantes empeoran nuestra convivencia porque no se adaptan

¿Y cómo se desactivan estos y otros rumores? Primero informando, pensando y actuando. Segundo, convirtiéndonos en agentes antirumores. Una especie de James Bond antiracista con licencia para contradecir. Porque… es cierto, cada uno de los rumores arriba mencionados tienen contestación.

Así que, a partir de ahora, haz un esfuerzo. No te creas los rumores, busca la información real y, sobre todo, difúndela. Como ejemplo, aquí os dejo un botón:


Catálogo de prejuicios sobre la inmigración

Excelente trabajo de la Oficina de Derechos Sociales (ODS) de Sevilla para tratar de echar abajo los prejuicios que rodean a los inmigrantes. Echad un vistazo al vídeo y ya me diréis:


Tus vaqueros producen silicosis

Cartel de la campaña contra el sandblasting de SETEM

Cartel de la campaña contra el sandblasting de SETEM

Nunca deja de sorprenderme la responsabilidad que tenemos en muchas de las desgracias que aquejan a los países del Sur. Nunca deja de avergonzarme cuanto sufrimiento causamos en África, Asia o Sudámerica para disfrutar de cosas realmente superfluas. Esta semana SETEM ha presentado una campaña para que las grandes marcas de ropa se comprometan a no utilizar la técnica del sandblasting para envejecer los vaqueros.

Sí, colega, siento comunicarte que muchos de esos pantalones vaqueros tan monos que todos llevamos aquí en el Norte producen silicosis allá en el Sur. Porque claro, por aquí arriba ya lleva años prohibido utilizar un chorro de arena a presión para ir a la moda. No queríamos destrozar nuestros pulmones. Para eso, nos fuimos a otros sitios como Turquía o Bangladesh, India y China. Para que nuestros vaqueros nuevos parezcan desgastados nada como un trabajador que, a pelo y sin protección, echa un buen chorro de arena. La consecuencia: 5.000 enfermos de silicosis sólo en Turquía. La solución: erradicar la técnica aunque las grandes marcas no parecen estar por la labor.

De todas maneras, ni siquiera me atrevo a recomendarte que compres un vaquero original porque posiblemente esté confeccionado por un menor. En fin, un asco. Parece mentira, ¿verdad?


A %d blogueros les gusta esto: