Archivo de la categoría: Mujer

El maltrato sutil


Dedicatoria formal a una cuidadora informal

Durante los últimos días he conocido, coincidido y entrevistado a personas que cuidan a otras personas. Se les llama ‘cuidadores informales’ en el sentido en que son familia del enfermo al que tratan de hacer más llevadero su mal sin cobrar ningún salario. A mí me gusta más cuidador ‘no profesional’ porque la labor que  realizan, la verdad, es de lo más formal.

Sin esa formalidad de los ‘no formales’ el Estado tendría que gastarse algo así como entre 25.000 y 40.000 millones de euros en concepto de horas de trabajo. Es decir, que cerca del 4% del PIB está en manos de todas esas personas (en su mayoría mujeres, la verdad sea dicha) que silenciosamente, sin pedir ayuda y quejándose muy poco cuidan de su madre con Alzheimer, su pareja con Parkinson o su hijo con esclerosis múltiple, por poner algunos ejemplos.

Los cuidan incluso a costa de su propia salud y ante la impávida indiferencia de gran parte de la sociedad. Alguien me dijo el otro día: “Sí, sí, los cuidadores damos mucho pena, pero ahí queda”. Este post está dedicado a esa persona. Porque me concedió una entrevista a pesar de sus propias dificultades, porque me habló con las tripas y porque retrata con crudeza qué siente una persona cuando le dan una noticia que ni en dos vidas podrías aceptar.

Y sobre todo, se lo dedico, porque me impresionaron sus ojos a ratos tristes, a ratos rabiosos, a ratos angustiados, a ratos enfadadados, a ratos desesperados, pero siempre transparentes.


Ministras sin hijos ni viajes

 

A veces la igualdad nos ofrece espejismos tramposos más que realidades. La frase no es mía sino de Carlos Lomas, uno de los ponentes que hace unas semanas estuvo en el bilbaíno Palacio Euskalduna hablando sobre qué camino hemos recorrido en esto de ser iguales hombres y mujeres y qué trecho nos queda todavía. Yo diría que mucho.

Carlos Lomas puso un ejemplo, uno de esos ejemplos que te ofrecen la medida de las cosas. En 2004 se constituyó el primer gobierno paritario de la democracia española. Todos y todas corrimos a celebrarlo. Igual número de hombres y mujeres. Mujeres en carteras importantes. Pues bien. ¿Saben cuántos hijos tenían entre todos los ministros? 24. ¿Saben cuántos hijos tenían entre todas las ministras? 3. Está claro que el camino a la igualdad todavía no tiene los mismos peajes para hombres y mujeres.

Otro ejemplo. Esta vez a cargo de otra de las ponentes, la premio Nobel de la Paz 2003, Shirin Ebadi. Históricamente la mujer iraní ha sido educada y preparada. Copan las universidades y tienen acceso a altos cargos. De hecho, el ministerio de Sanidad está ocupado por una mujer. Pero, ¿qué pasa si  Marzieh Vahid Dastjerdi tiene que ir a una cumbre de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra? Tiene que pedir permiso formal a su marido ya que las mujeres iraníes no pueden viajar al extranjero sin el consentimiento de sus esposos. No me cabe duda de que hemos avanzado mucho. Ni siquiera dudo de que los hombres y las mujeres de hoy son más iguales que hace 20 años, aunque cuidado porque no está todo hecho ni mucho menos.

Un síntoma es que nos siguen preocupando las mismas cosas: cómo conciliar la vida laboral y familiar y no morir en el intento y la transmisión de valores que poco tienen que ver con la equidad de género por parte de los medios de comunicación.

¿Será que hay que en esto de la igualdad hay que implicar hasta el último pelo, desde el ámbito más privado hasta la institución pública más alta?

Ilustraciones de Marta R. Román


La belleza real de las mujeres

Hace muy poquito que la fotógrafa sudafricana Jodie Bieber se ha llevado el primer premio a la mejor imagen del año 2010. La organización de World Press Photo ha premiado su denuncia de la violencia contra las mujeres a través del retrato de una joven afgana a la que su marido le cortó nariz y orejas. La impactante pero dignísima imagen ha dado ya la vuelta al mundo y a mí me ha permitido bucear algo más en el trabajo de esta profesional comprometida con las luchas propias de su género. Antes de hacer ‘famosa’ a Bibi Aisha, la fotógrafa se lanzó a reflexionar sobre por qué nos da tantos quebraderos de cabeza nuestro cuerpo. Objeto de deseo y negocio cuando se trata de exhibir el cuerpo femenino, Jodie Bieber reunió en ‘Real Beauty’ a mujeres reales de cuerpos auténticos. Sin artificios, ni adornos, ni photoshop. Solo mujeres. Nada más y nada menos que mujeres.

El trabajo de la fotógrafa sudafricana me hizo también pensar en un reportaje buenísimo que mi blogocompañera Ianire Estébanez subió hace unos días a Facebook. El documental italiano ‘El cuerpo de las mujeres’ -realizado por Lorella Zanardo, Marco Malfi Chindemi y Cesare Cantu- refleja exactamente todo lo contrario. Muestra cuando las mujeres nos convertimos en mera mercancia, objeto sexual, complemento superfluo del hombre, caricatura…en fin, la nada. El trabajo repasa el universo femenino a través de la televisón italiana. Y la verdad es que me inundó una sensación de vacío, asco, pena, indignación y tristeza. No os lo perdáis.


Homenaje a Irena Sendler

Imagen de Irena Sendler en 2007./Radek Pietruszka (EFE)

Imagen de Irena Sendler en 2007./Radek Pietruszka (EFE)

Tengo una amiga que dice que, como en tantas otras facetas, la Historia no es la misma para hombres y mujeres, no nos juzga igual, no nos da la misma importancia y, por tanto, no nos pone en el mismo lugar. Pensaba en esto hace unos meses mientras leía una pequeña información sobre la profanación de la tumba de Irena Sendler. Vaya por delante que yo, mujer, universitaria y periodista, no conocía su historia.

¿Os acordais de Oskar Schindler? Posiblemente al mismo tiempo que el empresario alemán salvaba a judíos polacos en su fábrica de utensilios de cocina, Irena Sendler, aprovechando su trabajo de enfermera, caminaba por las calles del gueto de Varsovia con una estrella de David bien visible e intentaba sacar a algún niño del horror nazi. Como Schindler, esta mujer utilizaba cualquier método a su alcance para salvar una vida más en plena Segunda Guerra Mundial. Maletas, sacos de patatas, ambulancias y hasta ataúdes sirvieron a Irena para confeccionar su particular lista de chiquillos rescatados.

Oskar Schindler tiene su sitio privilegiado en la Historia y su propia película. Todos y todas conocemos su gran trabajo. Dicen que salvó a más de un millar de judíos de una muerte segura. Irena Sendler hizó lo mismo con más de 2.500 niños y niñas. ¿Dónde está su pedestal, su sitio, su película? Cuando murió en 2008, algunos periódicos -desafortunadamente para mi gusto- la bautizaron ‘la Schindler polaca’ como si su humanidad y su hazaña no mereciesen un espacio propio.

Tiene razón mi amiga. La Historia parece tener una vara de medir diferente que, desgraciadamente, hace que luzcan más las historias de ellos.  Por cierto, que Irena Sendler fue candidata al Nobel de la Paz en 2007, pero finalmente se lo llevó… Al Gore.


Sin comentarios

Campaña de SOS Racismo Euskadi

Tenía que pasar. Una joven paraguaya ha sido golpeada en el metro de Bilbao. No cuando bajaba o subía las escaleras. No en una estación desierta. No a las tantas de la mañana. No. La chica cogía el metro a las cuatro de la tarde para ir a trabajar. En resumen, que algo huele muy mal cuando a una mujer inmigrante en el vagón de un metro abarrotado la llaman puta, muerta de hambre y de paso la golpean sin que nadie a su alrededor mueva ni un dedo. Y digo tenía que pasar porque a veces una se pone como los mayores -por lo menos, los de mi entorno- que siempre dicen ‘esto tiene que estallar por algún lado’ sin que acabes de entender a qué se refieren. Me lo venía barruntando pero hace unos días comprendí que el asunto de la inmigración va a acabar estallando. Tengo la costumbre de leer los comentarios que dejan los lectores en los diarios digitales. Costumbre que voy a tener que dejar porque me ponen enferma y me hacen pensar que este mundo sigue siendo el salvaje Oeste. Leía que las actitudes racistas y los prejuicios contra los inmigrantes en Euskadi han crecido y que la crisis está ‘liberando’ el tufo intolerante. Esa era la noticia a media mañana.

Me tome la molestia de guardar los comentarios porque quien busque ahora esa noticia no los verá. Leed atentamente porque resumen perfectamente el caldo que se está cociendo y que algunas ONGs como SOS Racismo denuncian.

1.- “Noticias como esta me confirma que los que las publican, mandan publicar y realizan los estudios viven en la zona de La Bilbaina (que nadie de la zona se ofenda). como no va a haber actitudes, si los primeros xenofobos, machistas, homofobos, intolerantes e inadaptados son la mayoria de los inmigrantes. Mira el programa de Españoles en el Mundo, todos se adaptan al pais al que van, cuantos de los que viene se adaptan……..con vivir sin pegar un palo al agua con lo que pagamos les sobra. Conciencia social? si claro, pero ellos tambien. Y los que publicais estas cosas… bajad a al tierra”.

2.- “Yo, parado, 800 euros al mes. Pero que jetas, si ser racista es que te moleste que el vecino rumano del 2º no pague hipoteca ni alquiler, que sus hijos vayan a un buen colegio y que no les cueste nada, que no pagen luz, ni agua, ni telefono, ni comunidad, ni los libros de texto ni el comedor del colegio, que les den una paga todo los meses por no hacer nada, eso no es ser racista, eso es estar hasta las narices de quien consiente que los de fuera tengan mas beneficios que yo, desempleado cobrando 800 euros mes, que mi madre viudad cobrando 500 euros al mes, que el vecino de enfrente en paro con familia numerosa cobrando 420 euros al mes, eso no es ser racista, eso es estar hasta las narices que de los de fuera vivan mejor que los de aqui cuando muchos llevamos mas de 30 años cotizados a la seguridad social y estos acaban de llegar y no pagan nada, todo gratis y encima se les da una paga de mayor importe que lo que cobramos los de aqui, eso no es ser racista, algun dia esto cambiara y con nuestro plante o nuestros votos decidiremos lo que es justo y lo que no. yo segun ustedes soy racista”.

3.- “¿Falsa creencia? A ver, el aumento de la inseguridad ciudadana está directamente relacionada con la inmigración. Y las actitudes xenofobas están propiciadas por la política de inmigración llevada a cabo. Si se tomasen medidas de control, y se expulsase a los delincuentes extranjeros, la cosa no estaría como está ahora”.

4.- “Los inmigrantes vaya panda de jetas q no vienen nada mas q a chupar del frasco de las ayudas sociales y yo aki dos años desempleado y sin ninguna maldita ayuda ni si kiera para buscar un trabajo,les dan de todo y gratis q pagamos los demas,ya esta bien de tanta mentira,es la realidad,los inmigrantes son todos unos jetas”.

5.- “Tal vez ya estamos hartos que vengan y tengan todos los derechos y beneficios de este estado del bienestar construidos desde hace años con los impuestos de mis anteriores generaciones y que yo autoctono no tenga derecho a nada y ellos a todo, que urgencias y el sistema salud este colapsado por estos, que tengan derecho a una vivienda y yo no, etc etc etc, que empiecen a echar a delincuentes, que no podamos hacer nuestras constumbres porque se les ofende que se vayan”.

A veces, me dan ganas de decir aquello de ‘Sin comentarios, por favor’.


Donde va y viene la muerte

Marisol Valles

Fotografía de periodismohumano.org

Os dejo una de esas noticias que a este lado nos cuesta entender. En el lado de los que vivimos bien es impensable que una joven de 20 años sea directora de Policía. En el otro lado, en el de los que no lo pasan tan bien, es una realidad que la joven Marisol Valles García ha tomado posesión de la dirección de la Policía en el municipio fronterizo de Praxedis G. Guerrero (México). Estudiante de criminología en Ciudad Juárez (actualmente realiza su tesis) ya es llamada en algunos medios “la mujer más valiente del país”. La nueva jefa de Policía sabe que todos los que ocuparon su actual cargo en la pasada administración fueron ejecutados, y al menos cinco, decapitados.

Marisol Valles García ejercerá su profesión con una patrulla, tres rifles automáticos y una pistola en este lugar de la frontera, “donde va y viene la muerte sin que nadie le pida visa o pasaporte”, como escribe el escritor Xavier Araiza, y en donde nadie -o más bien, casi nadie- tendría redaños suficientes para ser jefe de policía.


A %d blogueros les gusta esto: