Archivo de la categoría: Voluntariado

Desde Bilbao a Anantapur con escala en Celia y Manu

Cada persona que contribuye con 15 euros al proyecto '113 vacas, 113 mujeres, 113 familias'se lleva un brick

Cada persona que contribuye con 15 euros al proyecto '113 vacas, 113 mujeres, 113 familias' se lleva un brick.

Son como tú y como yo. Y eso dice mucho de ellos. De él y de ella. De Celia y de Manu. Les conocí hace menos de un año y su visión de la solidaridad y de la cooperación al desarrollo me fascinó. No son los primeros y ojalá no sean los últimos porque nos hace falta mucha gente así. Personas que desde su casa, su bar, su pequeña parcela se impliquen. Ellos demuestran que no hace falta mucho para ayudar a otros. Sólo determinación, ganas y corazón.

Y así con mucha determinación y, sobre todo con mucho corazón, Celia y Manu han levantado ya seis proyectos en Anantapur (India). Que sí dotar de bicicletas a las niñas para que puedan ir al colegio. Toma 22.000 euros. Que si 1.400 niños necesitan papilla para un año. Toma proyecto del huevo por 3.000 euros. Que si hay que enseñar a 41 mujeres a manejar telares eléctricos. Toma 34.000 euros. Que si hacen falta 16 enfermeras para hacer una atención primaria. Toma 2.300 euros. Que si hay que construir casas para que las personas con discapacidad tengan mayor calidad de vida. Toma otros 18.000 euros.

Todos los proyectos del 'Rincón Solidario' en la Cafetería Lepanto tienen su panel explicativo

Todos los proyectos del 'Rincón Solidario' en la Cafetería Lepanto tienen su mural explicativo

Y lo mejor es que esos ‘toma’ son literales. Cada proyecto está centralizado en la Cafetería Lepanto que regenta Manu. Y hasta allí van gentes de todos los niveles y pelajes para hacer su contribución. Uno o una se acerca, se toma un café y contempla en un gran mural el proyecto solidario que la pareja pretende hacer realidad (además de preciosas fotos de Anantapur). Este año toca comprar vacas. Sí, sí, 113 vacas para 113 mujeres y 113 familias. Necesitan 28.000 euros.
Las últimas noticias que tengo de Celia es que en catorce días han conseguido 10.000 euros. Y me alegro. Por ellos. Por la gente de Anantapur. Y sobre todo porque todavía haya personas que se vayan a tomar un café y se rasquen el bolsillo en busca de 15 euros para que viaje miles de kilómetros. Tal y como están las cosas es un triunfo.


De puntillas por Ucrania (V): Lo que más impresiona…ellos y ellas


De puntillas por Ucrania (IV): Pobre Chernóbil

En el museo de Chernóbil se guardan las chapas de las casas deshabitadas tras la catástrofe nuclear en 1986

En el museo de Chernóbil se guardan las chapas de las casas deshabitadas tras la catástrofe nuclear en 1986

Hace unas semanas empecé a contaros mi viaje a Ucrania. Os he hablado de sus contrastes, de las precarias condiciones de vida para muchos de sus habitantes o de cómo la catástrofe nuclear sigue condicionando el presente y, sobre todo, el futuro de mucha gente de mil y una maneras distintas.

172 pueblos fueron desalojados y permanecen hoy en día sin habitar en un área de 30 kilómetros en torno a la central nuclear de Chernóbil

172 pueblos fueron desalojados y permanecen hoy en día sin habitar en un área de 30 kilómetros en torno a la central nuclear de Chernóbil

No se cuántas veces oí y yo misma pensé durante mi viaje ‘pobre crío’, ‘pobre gente’, ‘pobre madre’… y al final, cuando regresé y me senté cómodamente delante de mi ordenador pensé: pobre Chernóbil. Sé que Ucrania no es solo el lujoso Kiev. Ucrania tampoco son solo las aldeas de Irpen, Ivankiv, Dityatkiv, Orane, etc… pero no tengo ninguna duda de que Ucrania en general y Chernóbil en particular serían otras si el 26 de abril de 1986 nunca se hubiese producido.

El famoso parque de atracciones de Pripyat que nunca llegó a inaugurarse

El famoso parque de atracciones de Prypiat que nunca llegó a inaugurarse

En Pripyat cada vez quedan menos resquicios de vida. El tiempo, la vegetación y los saqueos cada vez dan un aspecto más fantasmal a esta ciudad a 2 kilómetros de la central nuclear

En Pripyat cada vez quedan menos resquicios de vida. El tiempo, la vegetación y los saqueos cada vez dan un aspecto más fantasmal a esta ciudad a 2 kilómetros de la central nuclear

Tuve la sensación de que la vida se rompió como un espejo y de que Chernóbil se ha convertido en un gran mausoleo algo macabro. Estatuas, homenajes, recuerdos, museos, objetos, mucho silencio y un infinito dolor. Es una pena que sea tierra contaminada, que no se pueda mandar todo al carajo para construir algo totalmente nuevo que realmente redunde en beneficio de la comunidad.

Kilómetros y kilómetros de tierra perdidos que solo sirven para recordar que todo puede volver a pasar. Millones y millones de euros gastados cada año para no producir nada. Una verdadera sangría para un país con mucha pobreza y un sistema de servicios sociales que no protege a los más débiles porque simplemente brilla por su ausencia.

Los homenajes y ofrendas florales a las diferentes estatuas centraron los actos del 25 aniversario de Chernóbil

Los homenajes y ofrendas florales a las diferentes estatuas centraron los actos del 25 aniversario de Chernóbil

Lo que escribo aquí, en esta ventana personal que es abiertaencanal, es mi viaje sentimental. Esta semana se ha publicado mi otro viaje: el periodístico. No pretendo que sea ni peor ni mejor, ni siquiera más completo. Simplemente es diferente. Otro tipo de relato. Os invito a que los leáis y me dejéis vuestros comentarios.


Una página para aportar

Imagen de Miaportacion.org

Imagen de Miaportacion.org

Uno de los fundadores de Atrapalo.com, Manuel Roca, ha creado una página web donde diversas ONGs cuelgan pequeñas necesidades a cubrir. Es una buena noticia que una página tan archiconocida y que consulta tanta gente tenga este pequeño espacio para la solidaridad. miaportacion.org responde a esa pregunta que a veces nos hacemos: ¿qué puedo hacer yo?

Os la dejo aquí para que le echeis un vistazo y, si os animais, hagais vuestras aportaciones.


A %d blogueros les gusta esto: